Contenido principal
Superintendencia de Seguridad Social (SUSESO) - Gobierno de Chile

Dictamen 11308-1992

.

Fecha: 06 de noviembre de 1992

Tema: Ley N° 16.744

Destinatario: UNA MUTUAL DE SEGURIDAD

Fuentes: Ley Nº 16.395; D.L. Nº 1.819, de 1977; Ley Nº 16.744

Concordancia con Oficios: Oficios Ords. Nº 2308; 2309; 2362; 2363; 11309; 11310; 11311, de 1992, todos de la Superintendencia de Seguridad Social

Los Servicios de Salud Valparaíso-San Antonio y Llanquihue, Chiloé, Palena, han recurrido a esta Superintendencia solicitando un pronunciamiento, acerca de si es legalmente procedente la constitución, por parte de la Asociación Chilena de Seguridad y la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de Seguridad y la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción, de la sociedad anónima "Hospitales de la Seguridad S.A." u "HOSEG S.A.".

Los mencionados Servicios señalan que la sociedad "Hospitales de la Seguridad S.A.", les ha solicitado la modificación de la Resolución Sanitaria de instalación y funcionamiento de los hospitales que mantenía la Asociación Chilena de Seguridad en Valparaíso y la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción en Puerto Montt, en el sentido que se le reconozca su calidad de titular de dicha autorización y que se cambie el nombre de estos Establecimientos Asistenciales por el de "Hospital de la Seguridad".

Ambos Servicios señalan que habiendo tomado conocimiento de la constitución de la referida sociedad anónima estiman que las Mutualidades de empleadores, por tratarse de Corporaciones sin fines de lucro, estarían legalmente impedidas de celebrar un contrato de sociedad, en este caso, constituir una sociedad anónima; puesto que estas últimas, por definición, son entes que persiguen fines de lucro.

Agrega el Servicio de Salud Valparaíso-San Antonio que le parece dudoso que estas Entidades puedan transferir, como lo han hecho, sus establecimientos hospitalarios a una sociedad anónima, puesto que el artículo 12 de la Ley Nº16.744 impone a las Mutualidades de Empleadores, como condición de existencia, que dispongan de servicios médicos propios o en común con otras Mutualidades.

Asimismo, el aludido Servicio de Salud estima que por esta vía constitución de una sociedad anónima las Mutualidades de empleadores podrían violar el límite máximo que la ley les impone en materia de gastos de administración ya que, de este modo, se excluirían de estos gastos los valore que genere el funcionamiento de la sociedad anónima.

Finalmente, el Servicio de Salud Valparaíso-San Antonio expresa su preocupación en el sentido que "HOSEG S.A.", al dar cumplimiento de su objeto social podría eludir la exigencia contenida en el artículo 6º del D.S. Nº33, de 1977, del Ministerio del Trabajo y Previsión Social sobre la ampliación de la atención médica que las Mutualidades pueden otorgar a contingencias ajenas a la Ley Nº16.744, en cuanto a que el valor de dichas atenciones sólo puede contemplar la reposición o reembolso del gasto sin que sea procedente la obtención de utilidades.

Sin perjuicio de lo anterior, el Ministerio del Trabajo y Previsión Social, remitieron a esta Superintendencia copia el Ord. N.E./690, de 2 de marzo de 1992, ya citado, del Servicio de Salud Llanquihue, Chiloé y Palena, para conocimiento y fines pertinentes y para consideración e informe, respectivamente.

Requeridas esas Mutualidades, a través de los Oficios Nºs. 2308, 2309, 2362 y 2363, citados en concordancias, remitieron sendos informes de sus Fiscalías, adjuntando los antecedentes que se solicitaron.

En resumen, tanto la Asociación Chilena de Seguridad, como la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la construcción entienden estar legalmente facultadas para el efecto, ya que el artículo 12 de la Ley Nº16.744, al fijar las condiciones que deben cumplir las Mutualidades de Empleadores para que sea autorizada su existencia, establece, en la letra b), que deben disponer de servicios médicos adecuados, propios o en común con otra Mutualidad, los que deben incluir servicios especializados, incluso en rehabilitación.

Estiman, por tanto, que la citada ley les permite tener servicios médicos en común, sin determinar ni distinguir la fórmula jurídica, de manera tal que podría ser a través de una comunidad o de una sociedad.

Hace presente la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción que en la legislación chilena las Corporaciones de Derecho Privado pueden realizar todos los actos jurídicos que la vida del derecho pone a su alcance para el cumplimiento de sus fines, a menos que la ley o los estatutos gozan de amplia facultad legal para "dirigir la Corporación y administrar sus bienes" (arts. 14 número 1, del D.S. Nº110, de 1979, del Ministerio de Justicia, Reglamento de Concesión de Personalidad Jurídica), salvas las restricciones señaladas y las atribuciones que los Estatutos reservan a la Junta de Socios. Argumenta, a continuación, que sus Estatutos entregan a al Junta sólo lo relativo a su reforma y a la disolución de la entidad; por tanto, el Directorio tiene potestad jurídica para celebrar contratos de sociedad, cualquiera sea su naturaleza y para enajenar toda suerte de bienes, sin más restricción que esos negocios jurídicos tiendan a la consecución de los fines establecidos por el artículo 5º.

Por otra parte, agregan ambas Mutualidades, que la circunstancia que hayan constituido una sociedad anónima para la explotación y/o administración de servicios hospitalarios, en nada desvirtúa su naturaleza jurídica, en cuanto son corporaciones privadas sin fines de lucro, pues toda utilidad que logre obtenerse en la gestión de la soledad, de la cual esta Mutualidades son socias, debe ingresar a sus respectivos patrimonios.

En cuanto a las razones de conveniencia que tuvieron para constituir la sociedad "HOSEG S.A.", tanto la Asociación como la Mutual señalan que un adecuado y racional aprovechamiento de sus recursos determinó que el Hospital que la Asociación tenía en Valparaíso podía, teniendo presente la masa de afiliados de ambas instituciones, servir también a los beneficiarios de la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción, lo propio ocurría con el Hospital que esta última tenía en la ciudad de Puerto Montt; evitándose de esta manera una duplicidad de inversiones en ambas localidades.

Destacan esas Mutualidades que este mejor aprovechamiento de recursos implica el poder dotar a dichos servicios asistenciales de equipos de alta tecnología, profesionales especializados e instrumental de alta capacidad resolutiva, lo que redunda, en último término, en una mejor y más eficiente atención de sus beneficiarios.

El examen de los antecedentes aportados por los Servicios de Salud ya mencionados y los remitidos por esas Mutualidades, a requerimiento de esta Superintendencia, permite establecer lo siguiente:

a) Por escritura pública de fecha 31 de diciembre de 1991, otorgada ante Notario de Santiago, don Jaime Morandé Orrego, la Asociación Chilena de Seguridad y la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción constituyeron una sociedad anónima cerrada, denominada "Hospitales de la Seguridad S.A." u "HOSEG S.A.", con un capital de $ 5.000.000.000.- dividido en 500.000 acciones nominativas, de una sola serie, sin valor nominal, de las cuales cada una de estas Mutualidades suscribió 250.000 acciones por el precio de $ 2.500.000.000.- que cada socio entera y paga con $ 1.516.000.000.- en el acto de la constitución y con $ 984.000.000.- en el plazo de 3 años;

b) Que el objeto de la sociedad "HOSEG S.A.", conforme a lo prevenido en el artículo 4º de la escritura pública aludida en el letra anterior es el siguiente: "Artículo cuarto: el objeto de la sociedad es la explotación y/o administración, bajo cualquier forma, por cuenta propia o ajena, de toda clase de hospitales, clínicas, policlínicos, centros médicos y otros establecimientos similares, privados o públicos, destinados a entregar prestaciones de salud, sean de su propiedad o que les sean entregados a cualquier título, y la realización, de cualesquiera otras actividades, operaciones, actos o servicios complementarios o relacionados directa o indirectamente con dicho objeto y que acuerden los socios", y

c) Que por escrituras públicas de 6 de marzo de 1992, otorgadas ante el Notario de Santiago, don Jaime Morandé Orrego, la Asociación Chilena de Seguridad y la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción vendieron a la sociedad "HOSEG S.A." los Hospitales de que eran dueñas en la ciudad de Valparaíso y Puerto Montt, respectivamente.

A fin de establecer si la Asociación Chilena de Seguridad y la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la construcción han podido constituir la sociedad anónima ya mencionada, resulta necesario tener presente que el D.S. Nº285, de 1969, del Ministerio del Trabajo y Previsión Social, que contiene el Estatuto Orgánico de las Mutualidades, previene que éstas son Corporaciones regidas pro el Título XXXIII del Libro I del Código Civil, que tienen como fin administrar, sin ánimo de lucro, el seguro social contra riesgos de accidentes del trabajo y enfermedades profesionales.

En consecuencia, se trata de personas jurídicas, dotadas de capacidad legal y que, precisamente, en el ejercicio de la misma, han celebrado el contrato de sociedad en comentario, cuya procedencia es materia del presente análisis.

Al respecto, cabe considerar que tanto los Estatutos de la Asociación Chilena de Seguridad, como los de la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción, citados en concordancias, permiten a sus respectivos Directorios celebrar contratos de sociedad.

En efecto, el artículo 45, letra k) de los Estatutos de la Asociación Chilena de Seguridad faculta a su Directorio para: "...formar, constituir o integrar sociedades...".

Por su parte, el artículo 42, letra j) de los Estatutos de la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción permite a su Directorio: "...formar, constituir e integrar corporaciones de derecho privado, asociaciones o comunidades...".

Sobre el particular, conviene tener presente que en doctrina la sociedad es considerada una variedad de la asociación, puesto que unas y otras constituyen una unión voluntaria de personas que de un modo organizado y más o menos permanente, ponen sus esfuerzos para conseguir un objetivo, sólo que en la sociedad dicho objetivo tiene un carácter económico más intenso (Manual de Derecho Comercial, Julio Olavarría, Tercera Edición, Barcelona 1970).

Establecido que las normas legales, reglamentarias y estatutarias examinadas permiten a las Mutualidades de empleadores celebrar contratos de sociedad, dentro del marco de sus objetivos, es decir, la administración del seguro contra riesgos profesionales; corresponde establecer si la condición de existencia que les impone la letra b) del artículo 12 de la Ley Nº16.744, en cuanto a disponer de servicios médicos adecuados "...en común con otra Mutualidad", se cumple, si para ello celebran un contrato de sociedad, cuyos socios sólo pueden ser estos Organismos y en la que la atendida sociedad es dueña de los establecimientos hospitalarios, a través de los cuales se otorgan las prestaciones médicas a que están obligadas las Mutualidades.

Al respecto, esta Superintendencia es de opinión que la circunstancia que estas Mutualidades deban disponer de servicios médicos adecuados, propios o en común, con otras Mutualidades no significa necesariamente que, en el caso de carecer de los primeros, tengan que pactar comunidad, por lo que pueden, como lo han hecho, conforme a sus Estatutos y demás cuerpos reglamentarios y legales citados, celebrar un contrato de sociedad; para luego, a través de los servicios médicos de que disponga la compañía así constituida, otorgar a sus afiliados las prestaciones médicas que correspondan.

Ahora bien, como se ha dicho, por ser las Mutualidades personas jurídicas están dotadas de capacidad legal, la que ejercitan a través del organismo regular correspondiente, esto es, su Directorio. De este modo, resulta legal y reglamentariamente procedente la celebración del contrato de compraventa entre estas Mutualidades y la sociedad "HOSEG S.A.", a virtud del cual aquella vendieron a ésta los establecimientos hospitalarios que eran dueñas; ello porque precisamente corresponde a una facultad de sus Directorios (artículo 45 letra k, del Reglamento de la Asociación Chilena de Seguridad y artículo 42 letra j, del Reglamento de la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción).

No obstante lo señalado precedentemente, hay que precisar que el objeto de la sociedad "Hospitales de la Seguridad S.A." u "HOSEG S.A." debe conformarse, por la calidad de los socios que la componen, con el fin u objeto que corresponde a las Mutualidades de Empleadores, vale decir, la administración del seguro contra riesgos laborales a que se refiere la Ley Nº16.744 y a extensión de la atención médica que les está permitida de conformidad con lo previsto en el artículo 29 del D.L. Nº1819, de 1977.

En este mismo aspecto, también debe puntualizarse que siendo los socios de "HOSEG S.A." corporaciones sin finesa de lucro, necesariamente las utilidades que podrían provenir de la gestión de la Compañía deberán incrementar el patrimonio que administran dichas Corporaciones.

Con el mérito de la consideraciones que anteceden y teniendo presente que la Asociación Chilena de Seguridad y la Mutual de Seguridad de la Cámara Chilena de la Construcción han podido constituir la sociedad denominada "Hospitales de Seguridad S.A." u "HOSEG S.A.", esta Superintendencia, en uso de sus facultades legales --inciso quinto del artículo 12 de la Ley Nº16.744, en relación con la Ley Nº 16.395, especialmente el artículo 32 -- estima necesario que los estatutos de al sociedad "Hospitales de la Seguridad S.A.", contenidos en la escritura pública de fecha 31 de diciembre de 1991, otorgada ante el Notaria Público de Santiago, don Jaime Morandé Orrego, se adecuen estrictamente y sin lugar a dudas a la finalidad de las Mutualidades de empleadores, por lo que dispone que los artículos de dichos Estatutos que pasan a indicarse sean modificados en el sentido que a continuación se señala:

6.1.- En el artículo cuarto, deberá aclararse que al explotación y/o administración de los establecimientos hospitalarios debe ser por cuenta propia.

Estos establecimientos hospitalarios deberán ser de dominio de la sociedad y destinados a proporcionar las prestaciones de la Ley Nº16.744 y del D.L. Nº1819, de 1977 conforme a las autorizaciones otorgadas o que se otorguen para tal efecto a los socios.

Debe asegurarse al beneficiario que en caso de no obtener de parte de la sociedad la cobertura médica a que legalmente tiene derecho, ésta le será proporcionada directamente por la respectiva Mutualidad;

6.2.- En los artículos décimo, décimo primero, décimo tercero y décimo cuarto será menester adecuar su redacción, considerando que los accionistas son dos, y

6.3.- En el artículo trigésimo, es necesario que se consideren las facultades fiscalizadoras de esta Superintendencia contenidas en las Leyes Nºs. 16.395, en especial la del artículo 32 de la misma, Nº16.744 y en las disposiciones reglamentarias pertinentes.

TítuloDetalle
Ley 16.395Ley 16.395
Ley 16.744Ley 16.744
Artículo 12Ley 16.744, artículo 12