Menú Principal
6 de Agosto de 2015

Superintendente inauguró junto a Ministra de Salud seminario “Sistema chileno de seguridad y salud en el trabajo”

Con la participación del Superintendente de Seguridad Social, Claudio Reyes, junto a la Ministra de Salud, Carmen Castillo, se inauguró el pasado 5 de agosto el seminario “Sistema Chileno de Seguridad y Salud en el Trabajo: Cambios Necesarios”, organizado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile.

La jornada realizada en la Escuela de Medicina de la Universidad de Chile, contó con la exposición de la Intendenta de Seguridad y Salud Laboral, Pamela Gana y del Jefe de la Unidad de Medicina en el Trabajo, David González, quienes expusieron en el foro “Regulación y fiscalización de la vigilancia a la salud”.

En la oportunidad, el Superintendente de Seguridad Social, Claudio Reyes, hizo énfasis en la importancia de reunir la normativa de Seguridad Social, “la cual está dispersa en 78 cuerpos legales”, con el fin de crear una institucionalidad “que sea entendida y comprendida por la ciudadanía, a fin de construir confianza”.

Por su parte, la Ministra de Salud, Carmen Castillo, señaló la importancia de mejorar la protección de salud de la actual fuerza de trabajo, la cual está compuesta por 6,5 millones de personas, las que representan el 40% de la población. La Secretaria de Estado hizo énfasis en la propuesta entregada por la cartera de Salud al Ministerio del Trabajo, producto de seis coloquios en el cual participaron 368 organizaciones sociales.

Asimismo, la Secretaria de Estado hizo hincapié en que se debe modernizar la ley 16.744, incluyendo entre las enfermedades profesionales las de salud mental y musculoesqueléticas, como también promover la fiscalización de los organismos afectos a la misma ley y empleadores.

El presidente del Consejo Consultivo en Seguridad Social y Trabajo, Guillermo Campero, planteó por su parte, que los principios que deben orientar la futura política en Seguridad y salud en el trabajo debe contener un enfoque preventivo, el cual -a su juicio- debe ser adoptado por la totalidad del sistema de seguridad social chileno y el deber de protección, lo que “se traduce en derechos garantizados para toda la ciudadanía”.