Menú Principal

ORD. N° 28221 05-07-2002
MATERIA: BONIFICACIÓN – INTERVENCIÓN QUIRÚRGICA – OCURRIDA ANTES DE CUMPLIR EDAD PARA DEJAR DE SER CARGA FAMILIAR
CONCORDANCIAS:  Ords. N°s 6631 y 45308, ambos de 2000, de esta Superintendencia.

Una trabajadora se dirigió a esta Superintendencia, reclamando en contra del Servicio de Bienestar de esa entidad, por cuanto no le otorgó las prestaciones que en su opinión procederían, en razón de la intervención quirúrgica a que se sometió su hijo, en diciembre del año 2001, que a la fecha era su carga familiar.

Agrega que su hijo fue dado de alta el 1 de enero del 2002, y al solicitar los beneficios el 3 del mismo mes, ellos le fueron devueltos pues no correspondería el pago por cuanto habría perdido la calidad de carga familiar.

Al solicitar nuevamente el beneficio en marzo, se le contestó que no procedía su otorgamiento pues las prestaciones médicas correspondían al 1, 2 y 3 de enero del año 2002, es decir, con posterioridad a la fecha de vencimiento de la carga familiar.

Al respecto, señala que su hijo dejó de ser carga pues terminó la enseñanza media y actualmente no está matriculado en ningún establecimiento de educación superior reconocido por el Ministerio de Educación, pero al momento de la operación era carga y no es su responsabilidad el que los pagos se efectuaran con posterioridad.

Requerida al efecto, el Servicio de Bienestar de esa entidad informó que conforme a su articulo 9° “otorgará a sus afiliados y a sus cargas familiares los siguientes beneficios de carácter médico…”.

Agrega que a la fecha de emisión de los documentos que acreditan el pago, de bono, consulta, receta médica y boleta por compra de medicamentos, y a la fecha de recepción de los mismos en sus oficinas, la carga familiar había perdido tal calidad, por lo que el derecho a percibir beneficios en su virtud se había suspendido.

En marzo se confirmó el rechazo previo.

Sobre el particular, esta Superintendencia cumple en manifestar que conforme a lo dispuesto por la letra b) del artículo 3º del D.F.L. Nº 150, de 1981, del Ministerio del Trabajo y Previsión Social, son causantes de asignación familiar los hijos y los adoptados hasta los 18 años y los mayores de esa edad y hasta los 24 años, solteros, que sigan cursos en la enseñanza media, normal, técnica, especializada o superior, en instituciones del Estado o reconocidas por éste, en las condiciones que determine el reglamento.

El reglamento a que se refiere la norma se encuentra contenido en el D.S. Nº 75, de 1974, del Ministerio del Trabajo y Previsión Social, el que en su artículo 18 dispone que “Las asignaciones familiares correspondientes a estudiantes mayores de 18 años continuarán pagándose sin solución de continuidad durante los meses siguientes al término de un período escolar y hasta aquel en que empiece el período siguiente, mes este último en que deberá acreditarse la nueva matrícula mediante la certificación señalada en el artículo 27”.

El citado artículo 27 dispone que, en el caso de los estudiantes mayores de 18 años que causen asignación familiar, dicha calidad debe ser certificada por la autoridad educacional que corresponda, en cada período regular de estudio.

Cabe señalar que el sentido del artículo 18 del citado D.S. Nº 75, es claro y tiene por objeto no dejar sin cobertura de la asignación familiar y de los beneficios anexos a que ella da derecho, especialmente los de orden médico, a los estudiantes mayores de 18 años de edad, en los meses intermedios de los períodos escolares.

En mérito de lo expuesto, y haciendo una aplicación analógica en la especie, esta Superintendencia declara que procede que ese Servicio de Bienestar otorgue a los afiliados, durante los meses de enero a marzo, las prestaciones que correspondan de acuerdo al reglamento particular, en virtud de los causantes de cargas familiar mayores de 18 y menores de 24 años de edad, solteros, debiéndose acreditar en marzo la calidad de estudiante.

Si el causante no siguiera estudiando, pierde dicha calidad y el afiliado beneficiario de la prestación deberá devolver las sumas que se le hubieren pagado con posterioridad al 31 de diciembre del año anterior.

En la especie, por tanto, procede el otorgamiento de los beneficios que la interesada impetra, la que debe acreditar ahora la calidad de estudiante de su hijo, quien de este modo mantendrá su calidad de carga familiar. En caso de no tener tal calidad, no procederá el otorgamiento de los mismos.

Sin perjuicio de lo anterior, ese Servicio de Bienestar deberá bonificar todas aquellas prestaciones médicas que la interesada acredite haber pagado el año 2001, mientras su hijo tuvo la calidad de carga familiar.