Menú Principal

ORD. N° 2333325-11-1998
MATERIA: BONIFICACIÓN – HIJO – CARGA FAMILIAR – GASTOS EFECTUADOS CON CARGO A OTRA PERSONA – PROCEDENCIA

Una trabajadora, se dirigió a esta Superintendencia reclamando en contra de la resolución mediante la cual ese Servicio de Bienestar rechazó la solicitud de bonificación de salud que impetrara, alegando que los gastos por las prestaciones médicas, en favor de su hijo, carga familiar, no habrían sido de su cargo sino que de la persona que se individualiza, (su madre) en su calidad de afiliada a Banmédica.

Señala que su hijo fue reconocido como carga familiar por Resolución Nº 279, de 25 de junio de 1997, y que su madre, lo tenía incorporado con anterioridad como carga adicional médica al Sistema de Salud ISAPRE, con el objeto de acceder a una mejor y mayor alternativa médica.

Agrega que su madre permitió el ingreso de su hijo a su nombre a la Clínica Dávila, y garantizó el pago de su permanencia con un cheque de su propiedad, para cumplir con las exigencias de la misma, pero que el financiamiento de la operación ha sido de su cargo.

Acompaña los antecedentes pertinentes.

Sobre el particular, esta Superintendencia cumple con manifestar que no existe inconveniente en otorgar el referido beneficio en las circunstancias descritas, toda vez que una persona puede ser carga familiar reconocida respecto de alguien y carga médica respecto de otra, situación que se encuentra permitida por la ley.

En efecto, el inciso tercero del artículo 41 de la Ley Nº 18.933, dispone que las instituciones de Salud Previsional pueden aceptar que el cotizante, además de sus familiares beneficiarios, incluya en el contrato de salud a otras personas. De esta forma, una persona puede incluir en su contrato con la ISAPRE a una persona que no es su carga familiar, aun cuando esté reconocido en tal calidad por otra persona.

En mérito de lo expuesto, no existe inconveniente para que ese Servicio de Bienestar otorgue las prestaciones médicas a un afiliado por una carga familiar reconocida legalmente, aunque el gasto haya sido efectuado a través del Sistema de Salud del otro padre u otra persona.

Por tanto, se puede afirmar que los Servicios de Bienestar deben considerar como beneficiarios de las prestaciones que otorguen a todos los causantes de asignación familiar de sus afiliados, cualquiera sea el organismo que haya autorizado o pague dicho beneficio ya que el Sistema de Prestaciones Familiares es Único y que, por otra parte, no existe inconveniente para que otorguen prestaciones a un afiliado por una carga familiar reconocida legalmente, aunque el gasto haya sido efectuado a través del Sistema de Salud del otro padre u otra persona.