Menú Principal

ORD. N° 1296711-08-1997
MATERIA: BONIFICACIÓN –ATENCIÓN MEDICAS – CANCELADAS CON EXCEDENTES – ISAPRE
FUENTES :  LEY 18.933, ART. 32 BIS.

Ha recurrido a esta Superintendencia un oficial administrativo de la Oficina de Viña del Mar, de esa Institución, solicitando un pronunciamiento de esta Superintendencia respecto de la procedencia de que el Servicio de Bienestar de ese Organismo le bonifique tres órdenes de atención ambulatoria, en la parte no cubierta por la ISAPRE de su afiliación, que fueron pagadas con cargo a los excedentes de cotización que mantiene en dicha entidad.

Expresa que el Servicio de Bienestar le rechazó las solicitudes de bonificación, argumentando que el pago de las prestaciones fue íntegramente de cargo de la ISAPRE, manifestando no estar de acuerdo con ello, por cuanto los copagos que eran de su cargo fueron cancelados con la cuenta de sus excedentes de cotización, los que son de su propiedad.

Sobre el particular, esta Superintendencia cumple en manifestar que el artículo 32 bis de la Ley Nº 18.933, dispone que toda vez que se produjeren excedentes de la cotización legal en relación con el precio del plan convenido, estos excedentes serán de propiedad del afiliado e inembargables, aumentando la masa hereditaria en el evento del fallecimiento, a menos que el afiliado renuncie a ellos y los destine a financiar los beneficios adicionales del contrato que celebre.

La misma norma señala que el saldo acumulado en la cuenta corriente podrá ser requerido por el afiliado o beneficiario para alguno de los fines que ella misma señala, entre ellos, efectuar copagos, esto es, aquella parte de la prestación que es de cargo del afiliado.

Al respecto, esta Superintendencia cumple en manifestar que las bonificaciones que otorgan los Servicios de Bienestar tienen por objeto, complementar el régimen previsional de salud del afiliado y en caso alguno pueden significar que el afiliado perciba una suma superior a la que efectivamente tuvo que desembolsar, por cuanto se produciría un enriquecimiento sin causa.

En la especie, si bien en apariencia el interesado no efectuó ningún desembolso para cubrir las prestaciones médicas de que se trata, se debe tener presente que el valor de las prestaciones no cubierto por la ISAPRE conforme a su plan de salud, se pagó con cargo a los fondos que éste mantenía en su cuenta de excedentes de cotización, los que de acuerdo a lo dispuesto por el artículo 32 bis de la Ley Nº 18.933, son de propiedad del afiliado y en caso de fallecimiento incrementarán la masa hereditaria, sin perjuicio de que mientras viva sólo pueda destinarlos a alguna de las finalidades señaladas en la misma norma, entre las cuales, se encuentra el copago que operó en la especie.

Al respecto, se debe señalar que la circunstancia de que el afiliado en vida no pueda disponer libremente de los excedentes de cotización y de que sólo pueda utilizarlos en alguno de los fines señalados en la ley, no desvirtúa el hecho de que al hacer uso de ellos se produce una disminución de los mismos, los que como ya se ha señalado son de propiedad del afiliado.

En consecuencia, corresponde que el Servicio de Bienestar de ese Organismo, otorgue al interesado, las bonificaciones que correspondan de acuerdo a su reglamento, tomando como gasto efectuado por éste las sumas utilizadas de los excedentes de cotización.